EL GRAN SECRETO QUE PUEDE CAMBIAR EL MUNDO

El Gran Secreto que puede cambiar el mundo

soldi-il-libro-di-isha-babaji-fileminimizer

ACUERDOS SECRETOS (TAFTA) TPP. ETC, EL GRAN SECRETO QUE PUEDE CAMBIAR EL MUNDO
EL GRAN SECRETO QUE PUEDE CAMBIAR EL MUNDO

Los que leerán son los primeros dos capítulos del libro “DINERO” de Isha Babaji, un libro que hace Luz sobre el “Gran Secreto que puede cambiar el Mundo”, el Secreto del Señoreaje Bancario, que es la Verdadera causa de todos los problemas económicos y no, nuestros y del mundo entero. Conociendo este “Secreto”, será posible eliminar la “Gran Crisis económica, interior y existencial” que está destruyéndonos a nosotros ciudadanos, a nuestras actividades, nuestros hijos, su futuro, nuestras economías y aquellas de la entera Humanidad. He aquí por lo tanto los primeros capítulos de este importante libro, comprensible a todos, también “a” los no expertos.

Primeros 2 capítulos del libro Dinero de Isha Babaji pique aquí: DOS-CAPÍTULOS-DINERO.pdf (22 descargas)

EL GRAN SECRETO QUE PUEDE CAMBIAR EL MUNDO

Todos los debates políticos, todos las representaciones teatrales políticas vistas en TV y difundidas por los medios de comunicación que tienen la tarea de aturdirnos, de hacernos reír y llorar, de hacernos gastar tiempo precioso, sólo sirven a distraernos del “Gran Secreto”, o sea del problema principal que es: el Señoreaje bancario ejercido por los Bancos Centrales de todo el mundo.

El Señoreaje bancario, como veremos dentro de poco, vuelve incompletas, vanas e inútiles todas las financieras y todas las leyes estudiadas para encontrar continuos remedios a los grandes problemas existentes sobre la Tierra. Ellos no podrán ser nunca solucionados, continuarán a existir y a agravarse si, ante todo, no se soluciona la causa primaria que los ha engendrado. Todos los problemas son en efecto sólo una consecuencia de una única causa y esta única causa es, nota, el Señoreaje bancario. Este viene detalladamente desplegado en este libro simple y de fácil comprensión, también para los “no expertos.”

El Señoreaje bancario es la primera, sola y única causa que ha engendrado y sigue engendrando y agrava la DEUDA PÚBLICA de todos los pueblos de la Tierra. Este involucra de modo destructivo cada cosa, hace fracasar las empresas, ahoga las economías y la vida de todos los ciudadanos del mundo. En los telediarios y en los debates políticos no se hace otra cosa, desde hace años y años, que discutir sobre cómo hacer para pagar esta deuda pública con las así llamadas “financieras” emanadas por los Gobiernos, con reparaciones, maniobras, decretos leyes, etcétera imponiendo infinitas restricciones y límites aberrantes que ahogan el trabajo, los trabajadores, perjudican las economías y hacen fracasar las empresas. Hasta los pueblos ricos occidentales, no sólo los pueblos pobres, están ahogando completamente en el “océano” de la deuda pública.

Hoy todos nosotros trabajamos principalmente para pagar la deuda pública con cada vez más ingentes y numerosos impuestos, IVA, IRAP, IRPF, los impuestos procedentes de las declaraciones de las rentas, etcétera, pero esta deuda aumenta cada vez más y se ha puesto tan alta que es imposible extinguirla, sobre todo a causa de los intereses que hay sobre ella. Además nadie sabe con quién tenemos esta deuda. Es absurdo, pero es así. Todos hablan de esta deuda pública, afirmando que es gigantesca, que aumenta cada vez más, que se necesitan especiales maniobras financieras, leyes, impuestos, etcétera para anularla, pero nunca ningún político, ningún periódico, ningún telediario, ningún sindicalista, ningún empresario, etcétera nos dice con quién estamos en deuda, por qué tenemos esta deuda y cómo la hemos creado. Nadie habla. Y es obvio. Porque como veremos leyendo este libro, es una Estafa Colosal: no la tenemos con el estado o con el Gobierno, como comúnmente se cree, sino con los privados ciudadanos.

Tal como se encienden las bombillas, los ordenadores, los electrodomésticos y todo lo que funciona con la corriente gracias a una central eléctrica generadora de electricidad, en el mismo modo también la Central Eléctrica del Señoreaje “bancario” ha encendido, como muchas bombillas, todos los problemas que cargan sobre el hombre. ¿Qué ocurre si desconectamos el interruptor principal de la “Central Jefe de Corriente” que crea, da energía, “enciende”, mantiene en vida y agrava, día tras día, todos los problemas del mundo? Ocurre que todas estas infinitas bombillas, que representan los problemas de la entera Humanidad, se apagan. Luego todos los problemas son “apagados”, solucionados, eliminados.

EL SEÑOREAJE BANCARIO representa por lo tanto la “Central Eléctrica principal” que crea y agrava todos los problemas del Planeta.

EL HAMBRE EN EL MUNDO NO DEPENDE DE LA ESCASEZ DE COMIDA SINO MÁS BIEN DE...

Si no se hiciera luz y no se denunciará abiertamente el Señoreaje ejercido por los Bancos Centrales, Bankitalia, Banco Central europeo o sea BCE, Federal Reserve Bank, etcétera, habrán indudablemente en el mundo, por lo tanto también en Italia, graves crisis económicas tal como ya ha sucedido en Argentina y en otros países del Planeta. En el 2002, en Argentina, a causa de la deuda pública que nadie sabe, como antedicho, de qué manera ha sido engendrada y quién es el beneficiario, fueron retirados de la circulación todos los dólares de las cuentas corrientes del pueblo argentino para pagar la deuda pública de la Argentina llegada a las estrellas. A causa de esta “retirada” o “secuestro”, no hubo más dinero en circulación por lo tanto la gente fue obligada a procurarse comida en los cestos de la basura y a matar perros, gatos y otros animales para nutrirle de ellos. Por no hablar de los pueblos del así llamado “Tercer Mundo” que están completamente ahogados en su deuda pública y, por esto, sufren y mueren por hambre y enfermedades. Su extrema pobreza deriva en efecto no de la falta de comida pero de la falta o ausencia de dinero para comprarlo, dinero que también sirve a construir casas, pozos, encaminar riegos y cultivos para la autosuficiencia y un desarrollo sostenible. Todos sabemos o deberíamos saber que la comida siempre es en excedencia y por esto es destruida para tener altos los precios o sea por razones especulativas de política económica, prueba evidente ésta que no es la comida a escasear, pero lo es el dinero para comprarla.

La escasez o ausencia de dinero es debida exclusivamente al Señoreaje que es ejercido sobre todos los pueblos de la Tierra por parte de los Bancos Centrales. Ellos, como veremos, se apoderan ilegalmente de todos los bienes y de todos los recursos del Planeta gracias también a las multinacionales en cuánto ellas han sido creadas y provistas por los Bancos. Pues también todas las multinacionales son controladas por los Bancos Centrales y obedecen a las órdenes dictadas por la cabeza de estos Bancos. El objetivo de los Bancos Centrales es solo y únicamente el de hacer crear, a través de sus articulaciones, Multinacionales y Gobiernos, infinitos problemas como por ejemplo: deuda pública, hambre, guerras, enfermedades, etcétera, y de este modo crear, otros numerosos problemas, enormes dificultades económicas y, por consiguiente, prestar ingentes cantidades de dinero para poder endeudar a los pueblos y hacerlos insolventes. De este modo pueden expropiar a los ciudadanos del mundo de bienes y recursos, como veremos en el curso de la lectura de este libro. La deuda, la rebaja de empresas, industrias y la expropiación de bienes y recursos es por lo tanto su objetivo último.

La existencia de una deuda pública llegada a cifras estelares, que está poniendo de rodillas no sólo a los pueblos pobres sino también trabajadores y empresas occidentales, es debida sólo y únicamente a este Señoreaje, que sólo ciertos economistas y muy pocas personas conocen. El Señoreaje no es una cosa legal sino una estafa, es la más Grande Estafa de todos los Tiempos, una Estafa que crea inmensos sufrimientos sobre toda la Tierra y es la causa de la ineficacia, de la FALSEDAD y de la inutilidad DE TODAS LAS MANIOBRAS POLÍTICAS Y FINANCIERAS, es la causa de dictaduras, expropiaciones, pignoraciones, quiebras, privatizaciones, paro, suicidios de insolvencia, pobreza, guerras, miserias e injusticias.

He aquí porque financieras, reformas, maniobras políticas, tribunas y debates sobre problemas humanitarios, ambientales, sociales, políticos, económicos, religiosos, demográficos, sanitarios, etcétera soy una farsa, no sirven a nada, sino a empeorar las cosas, a perder tiempo, salud y vidas humanas si, ante todo, no “se apaga” la Central Originaria de todos los problemas o sea si no se soluciona el problema del Señoreaje bancario. Esto debería ser el objetivo principal sobre que discutir en las sedes parlamentarias, en los TELEDIARIOS, en las plazas, en los bares, en los restaurantes, en los estadios, en los jardines mientras se pasea, en cuánto es la causa de todos los problemas, es LA CAUSA DE TODAS LAS CAUSAS, la causa primaria de todos los sufrimientos humanos y la posible auto-destrucción de Planeta y Humanidad.

LA HISTORIA DE LA DEUDA PÚBLICA

El Señoreaje bancario es actuado por los Bancos Centrales de todo el mundo: BCE (Banco Central europeo), Bankitalia, Federal Reserve, etcétera. Antes del 1694 las personas podían ir al banco y hacer cambiar los mismos billetes de oro porque había una reserva áurea a garantía y cobertura del dinero impreso, por lo cual todavía había la convertibilidad de los billetes de oro. Del 1694 en adelante o sea con la constitución del Banco de Inglaterra, que ha dado origen al “Señoreaje Bancario” todos los pueblos del mundo fueron transformados inconscientemente de propietarios en deudosos del propio dinero, en la más gran estafa de todos los tiempos, pasada inobservada porque basada sobre el principio de la reserva de oro. Además esta reserva áurea no está más desde 1971, fecha del fin de los acuerdos de Bretton Woods. Con el cese de tales acuerdos fue abolida completamente la reserva áurea que daba al menos la ilusión de tener oro a cobertura del dinero. Pues desde 1971 no existe más tampoco oro a garantía del dinero imprimido por los Bancos Centrales de todo el mundo.

Los Bancos Centrales imprimen el dinero que tienes en el bolsillo. Estos Bancos Centrales, una vez, pudieron decir:”El billete es mío porque la reserva, de oro, es mía.” Pero con el fin de los acuerdos de Bretton Woods, ya todos los Bancos Centrales del mundo no pueden decir:”El” billete es mío., en cuanto no está más tampoco la reserva áurea que va a cubrir los billetes imprimidos por estos mismos Bancos.

No teniendo ningún valor intrínseco atado al oro, el dinero que tenemos en el bolsillo sólo es papel harapiento, que no tendría ningún valor, si no fuera el ciudadano a aceptarlo como medio de cambio. Con su aceptación, acepta la cifra escrita sobre el billete que, así, adquiere un valor real. Es por lo tanto no el Banco sino el ciudadano que, con su aceptación, da valor al billete.

Pues el “problema” que se presenta es éste: ¿hoy de quién es la propiedad de todo el dinero imprimido por los Bancos Centrales? ¿Es de los Bancos o de los ciudadanos? La respuesta es simple: ¡es de los ciudadanos! Con el cese de los acuerdos de Bretton Woods y la reserva áurea el verdadero propietario de toda la moneda impresa es hoy el ciudadano y no más el Banco. El “valor inducido”, descrito por el Prof. Giacinto Auriti, según el que el valor del dinero es dado por inducción, por lo tanto por aceptación de parte de los ciudadanos, no es determinado por el Banco que lo imprime. En efecto, si el Gerente de un Banco se encontrara sobre una isla desierta e imprimiera billetes, estos no tendrían ningún valor propio porque los ciudadanos faltan. Luego el Banco Central no puede decir de ser el propietario del valor, de las cifras escritas sobre los billetes, del dinero que prensa. ¿En cambio cosa ocurre? Ocurre que todos los Bancos Centrales del mundo se declaran propietarias del valor de todo el dinero que imprimen en cuanto lo prestan al estado o sea a nosotros ciudadanos. El préstamo es una facultad del que detiene la propiedad del dinero. En efecto sólo puedes prestarlos si eres el propietario. En cambio, como hemos dicho, el propietario de este dinero, ya no es el banco pero es el ciudadano que lo acepta. Surge por lo tanto espontánea una pregunta:” ¿Si nosotros somos los propietarios de todo el dinero que el Banco Central imprime, entonces por qué presta él?”. Nadie sabe dar una respuesta. En efecto es justo en esta pregunta que se les esconde LA más GRANDE ESTAFA DE TODOS LOS TIEMPOS. Ahora veamos las consecuencias que provoca esta Colosal Estafa.

Todo el dinero imprimido por los Bancos Centrales viene por lo tanto prestado o sea alquilado y hecho pagar al estado, por lo tanto a todos los ciudadanos. ¿De qué manera? El gobierno, a cambio de este préstamo de dinero, da al Banco Central bonos del estado, Bonos del Tesoro o BOT u otros bonos del estado, títulos que son como letras de cambio que alguien tendrá que pagar. Tales títulos-letras de cambio representan la famosa deuda pública que tendrá que ser pagada por todos los ciudadanos.

Esta deuda pública la tenemos por lo tanto respecto al Banco Central, B.C.E. o sea Banco Central europeo y Bankitalia (Banco Central italiano). Bankitalia detiene una cuota de acciones, 14,57%, del B.C.E. Alguien podría decir:”Pero los Bancos Centrales son estatales, dependen del Gobierno.” ¡Esto no es absolutamente verdadero! Los Bancos Centrales no son institutos o instituciones estatales o gubernativas, sino que son sociedades privadas o bien Sociedades anónimas, S.p.A.) con objetivo de lucro, cuyas sedes son en las islas Cayman y en otros paraísos fiscales y cuyos socios no son elegidos democráticamente, pero siempre son los mismos, los mismos “Potentes” que gobiernan el mundo.

¿QUÉ NOS HACEN CON NUESTRO DINERO?

Todo el dinero que estos Bancos Centrales imprimen es trasladado a todas las taquillas de los mismos bancos, que son todos los bancos existentes en una Nación. Tal dinero debería ser distribuido de gratis o sea acreditado al pueblo mismo en vez de ser “prestado.” ¿En cambio cosa ocurre? Lo que ocurre todos lo sabemos, es decir que los bancos utilizan este nuestro dinero para prestárnoslo bajo forma de préstamos, hipotecas, financiaciones, etcétera que luego tendremos que devolver, por demás, con la añadidura de intereses. Así somos estafados dos veces:  El Banco Central, primero fue Bankitalia con las liras, ahora es el Banco Central europeo con los euros, prensa y presta, por tanto se declara “propietario” de todo el dinero que prensa. ¿Qué significa ser “propietarios” del dinero? Significa que, creyéndote propietario del dinero que imprimes, pueden prestarlo al estado o sea al Gobierno y, por tanto, les es prestado a los ciudadanos en cuanto los ciudadanos son el estado. El estado sólo es una invención jurídica, en cierto sentido no existe. El estado somos nosotros, no es otro que nuestra comunidad, el estado son los ciudadanos representados por el Gobierno. El Gobierno paga en BOT o sea en obligaciones o bonos del estado todo el dinero imprimido por el Banco Central creando así la primera estafa o sea la deuda pública representada por las falsas letras de cambio, bonos del estado o BOT, que los ciudadanos deberán pagar con los impuestos.

¿Todo este dinero impreso que ha creado la deuda pública adónde va a acabar? Este llega a los varios bancos locales esparcidos sobre el territorio que lo prestan por la segunda vez, con préstamos, Hipotecas, financiaciones, etcétera, creando así la segunda estafa o sea la deuda privada con los bancos. Todo el dinero imprimido por el Banco Central debería en efecto ser acreditado a los ciudadanos y no “prestado.” Es como si un ladrón nos robara dos veces todos nuestro dinero para luego prestarlos aumentados de los intereses.

Éste es en efecto la más grande estafa de todos los tiempos tenida escondida por los políticos en cuánto todos los poderes políticos, todos los sillones, todos los favores, etcétera les son otorgados a los políticos por los banqueros, sus dueños. ¿Quiénes son por lo tanto estos banqueros, estos Bancos Centrales? Los Bancos Centrales, el Banco de Italia o Bankitalia, el Federal Reserve, el B.C.E. (Banco Central europeo) etcétera, son Sociedades anónimas, S.p.A.) y son compuestas por bancos privados S.p.A. ( son los bancos presentes en la Nación, de seguros privados, de privados financieros, mequetrefes, estafadores, etcétera. Por tanto no tienen que ser visto como un todo con el Gobierno, más bien, no tienen nada a qué hacer con este, por lo tanto no obran para hacer frente a las necesidades de los ciudadanos ni para solucionar los varios problemas de la Nación, más bien, los problemas los crean al infinito. La deuda pública de cada nación es uno de estos problemas: ¡en realidad es un crédito a favor de los ciudadanos y no una deuda!

El Banco Central no es otro que una tipografía privada que imprime dinero y que debería ser pagada por el coste de papel y tinta necesaria sólo para imprimir los billetes y no por el valor nominal del dinero, las cifras escritas sobre los billetes. Una cosa es la emisión-prensa de la moneda, y otra cosa es el préstamo de esta misma moneda. Son dos cosas completamente diferentes. La emisión-prensa de papel-moneda se distingue del préstamo de dinero: el mismo tiene finalidad de acuñación, el segundo presupone la calidad de propietario del bien, objeto del préstamo.

El Juez Martin V. Mahoney afirmó explícitamente en una causa que los dólares del Federal Reserve son solo papel-harapiento sin ningún valor legal. En la causa del 1968 “First National Bank of Montgomery CONTRA Jerome Daly”, el antedicho Juez decretó que los billetes del Federal Reserve Bank, el Banco Central americano, no tienen ningún valor legal. Seis meses después de la sentencia, el Juez murió envenenado. La sentencia igualmente queda y hace derecho. En los últimos años bien 52 sentencias, en los EE.UU., han hecho referencia a la causa del 1968, sin embargo los medios de comunicación (TV) periódicos, etcétera, siendo todo politizados, comprados, y maniobrados por los bancos, hacen de todo para evitar hablar de ello. La causa del 1968 es en todo caso una bomba a relojería que, antes o después, es destinada a estallar en cuánto las sentencias judiciales, en los EE.UU., hacen ley.

Todos los Bancos Centrales del mundo, no son instituciones públicas, no son “estatales” o gubernativas, no producen nada, o sea no producen el valor del dinero, valor que es creado en cambio sólo y únicamente por el ciudadano, con el propio trabajo, con el sudor de la frente, con la aceptación del papel-moneda que por convención, la acepta como medida del valor y medio de cambio de productos, bienes y servicios. Luego estos Bancos Centrales no crean el valor del dinero. Ellos sólo tienen el MONOPOLIO sobre la prensa del papel-moneda, son por tanto simples tipografías cuyo trabajo debería consistir en solo la acuñación, o sea en la sola impresión de los billetes.

Es por lo tanto errónea la idea común que los Bancos Centrales sean instituciones gubernativas o estatales y que obren por el bien de los ciudadanos, son en cambio entes privados constituidos por las más ricas y potentes familias del mundo en cuánto explotan, corrompen, y tienen bajo su poder gobiernos y ciudadanos desde hace más de tres siglos. Entre estas familias está la familia de los banqueros Rothschild, que es la más rica y potente del Planeta, la familia de los Rockfeller, el IOR (Instituto por las Obras Religiosas y los hombres del Opus Dei (el Banco del Vaticano), etcétera. En el curso de la lectura de este libro podrán encontrar los nombres de las sociedades que componen los varios Bancos Centrales del mundo.

Ahora veamos otro aspecto inherente a la propiedad de la moneda. Todos nuestros bienes y aquellos existentes en todo el mundo pueden ser sólo adquiridos con el dinero. Pero si los Bancos Centrales se declaran propietarios de todo el dinero que imprimen en cuánto lo “prestan”, en automático estos Bancos son propietarios de todos los bienes móviles e inmóviles y todos los recursos existentes sobre la Tierra porque estos bienes y estos recursos son comprables, nota, sólo con el dinero por ellos imprimido que es, falsamente, de su propiedad. Pues, todo lo que existe sobre la Tierra, o sea todo lo que es comprable con el dinero, es de propiedad de los Bancos.

En último análisis, Hombres y Planeta son de propiedad de los Bancos, porque el dinero y las “presiones” ejercidas por los Bancos compra y corrompe todo y todos.

Los Bancos “prestan” el dinero al estado, a todos. “Prestar” no significa que el dinero que tienes en el bolsillo es tuyo, significa sencillamente, que no te pertenece, puedes hacer de ello lo que quieres, puedes usarlo para comprar eso que necesitas pero, en último análisis, no es de tu propiedad por tanto, antes o después, lo deberás devolver al estado-gobierno bajo forma de impuestos para pagar la “deuda pública” y a los bancos locales para pagar la “deuda privada.” El Banco Central, en Europa es el Banco Central europeo o B.C.E., es la causa de la deuda pública que los gobernadores han contraído, en nombre de todos los ciudadanos, con el mismo Banco Central, podrían retirarte, de un momento al otro y sin preaviso, todo el dinero que tienes en el bolsillo, también lo que posees sobre las cuentas corrientes y en los varios bancos locales o comerciales. ¿Por qué? Porque este dinero no es tuyo, pero de propiedad del Banco Central que lo ha imprimido y te lo ha prestado y, puesto que tal dinero es cargado por una gigantesca deuda, pública, que tienes contraída con el Banco Central por tu Gobierno, el Banco Central europeo puede retirártelo en cualquier momento. El dinero que tienes en el bolsillo y sobre las cuentas corrientes es, en efecto, cargado por una deuda pública de cerca 2.200 mil millones de euros. Te asumes esta deuda en el momento mismo en que aceptas el euro. En el momento en que tú naces ya tienes una deuda de más de 2.200 mil millones de euro que, junto todos los ciudadanos italianos, tienen que devolver hoy al Banco Central europeo, un tiempo fue el Bankitalia. Si en cambio aceptas el dólar como medio de pago y sólo posees dólares, entonces la deuda sube a seis trillones de dólares, siendo esta cifra lo correspondiente que el pueblo americano tiene como deuda contraída con el Federal Reserve (Banco Central americano). Misma cosa sucede con las otras monedas oficiales existentes sobre la Tierra, que son cargadas todas por deuda pública. Cualquier otra moneda oficial existente en el mundo es cargada por una gigantesca deuda pública que los ciudadanos tienen que injustamente devolver a los mismos Bancos Centrales.

Pues, el “préstamo” no es la “propiedad.” El préstamo es el préstamo y vuelve esclavo de los banqueros. En cambio La propiedad es propiedad, y te vuelve soberano, sí, soberano de tu mismo dinero. Y es justo así que debería manifestarse la democracia. Si nosotros no somos propietarios de nuestro dinero, la palabra “democracia” es falsa. No puede existir la soberanía del pueblo, la así llamada “democracia”, sin la soberanía monetaria del pueblo. Todos nuestros problemas económicos y políticos pueden ser sólo solucionados si el pueblo detiene la soberanía monetaria. Sin esta soberanía monetaria, el pueblo no podrá ser nunca “soberano” y será por lo tanto siempre un simple esclavo de bancos y banqueros, además de esclavo de los políticos, que son los “camareros” de los Bancos, esclavo de todo el sufrimiento que nos crean a través de una infinidad de problemas, como ya dije: guerras, enfermedades, deuda pública y privada, paro, suicidios de insolvencia, contaminación, efecto invernadero, OGM, miserias, injusticias. La humanidad podría extinguirse luego por todos los problemas que los gobernadores nos han creado y siguen creándonos en cuantos camareros-criados de los Bancos Centrales cuyos intereses son de hacer endeudarse, a través de los políticos, de los bancos locales y multinacionales, el mundo entero a través de la creación de propósito, programada y querida de todos los antedichos problemas.

El libro “DINERO“, continua luego con el siguiente capítulo titulado:”QUÉ ES EL SEÑOREAJE BANCARIO”, que entra todavía más en los detalles y en las varias “tallas” o estafas que hay detrás de él. Ahora los ciudadanos, una vez desvelada la “más Grande Estafa de Todos los Tiempos”, tienen la posibilidad de volcar completamente “la situación.”

Divulguen este escrito a parientes, amigos y conocidos para puedan a su vez hacerlo conocer más personas posibles. ¡Gracias!

Para descargar estos primeros dos capítulos del libro “DINERO” en español pique aquí: DOS-CAPÍTULOS-DINERO.pdf (22 descargas)

Related Posts

Be the first to comment on "EL GRAN SECRETO QUE PUEDE CAMBIAR EL MUNDO"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*