La alimentación biológica-vegetariana puede cambiar el destino del Planeta

Por el Prof. Giuseppe Altieri

La alimentación biológica puede cambiar el destino del Planeta

Hoy en el mundo se crían, mayormente en modo industrial, es decir sin tierra, cerca de 3 mil millones de UAB (bovinos equivalentes, correspondientes a diferentes miles de millones de animales) que se alimentan de recursos naturales y OGM como al menos 20.000 millones de personas, permitiéndoles en realidad saciarse (a menudo envenenándolas con la carne que acumula muchos restantes químicos) sólo a 2-3 millones…  ¡mientras que más de un 1.000 millones de seres humanos mueren de hambre porque no tiene dinero para comprarse alimentos! Nutrimos estos miles de millones de animales en fábricas llenas de medicinas y hormonas, con maíz, soja y otros productos y subproductos agrio-zootécnicos industriales (ogm, excrementos de los pollos, etcétera.).

 

 

¡Es una real tontería decir que la agricultura está obligada a usar la química porque tiene que dar de comer a 7.000 millones de personas!

 

Y los pesticidas, los herbicidas y los desecantes utilizados en los cultivos destruyen el humus de los terrenos, causando desertificación y causando inundaciones también porque reducen la capacidad de los suelos para retener el agua.

Masacramos durante 50 años las tierras más fértiles y productivas, acumulando muchos residuos químicos, que están fijados, así como en los órganos humanos, en la parte superior de la cadena alimentaria.

 

Tenemos excedentes de alimentos en cada área obtenida a expensas de la naturaleza y de las poblaciones semi-esclavas débiles. Los datos de la FAO nos dicen que la producción actual, aunque distorsionada de la carne podría alimentar a más de 8.000 millones de personas y el 50% de los productos frescos los tiramos sin ni siquiera lleguen a nuestras mesas, incluyendo los residuos de tamaño, la pérdida de transporte absurda en todo el mundo y las pérdidas de supermercados y de…refrigerador doméstico… demasiada comida para poder comer todos.

Estos excedentes crean el colapso de los precios de producción para el beneficio de los especuladores que invaden los mercados internacionales, poniendo en peligro la seguridad alimentaria y la salud de todos los países y sus economías agrícolas tradicionales, causando hambre por falta de recursos económicos y el suicidio de los agricultores de todo el mundo que pierden sus tierras para pagar las deudas con los bancos. Sólo en Italia, durante los últimos 10 años ochocientos mil empresas agrícolas han cerrado (fuente: Coldiretti), con más de 3 millones de puestos de trabajo perdidos en el inducido.

 

¡Es lógico que los alimentos orgánicos no tienen que alimentar a los miles de millones de animales criados en forma industrial! Hay en todo el mundo más de 3 mil millones de personas que se alimentan con una prevalencia absoluta de los vegetales… y gozan de buena salud.

Si reducimos nuestra dieta de productos de origen animal (carne y productos lácteos) a los de origen biológico-orgánico (1 mil millones UAB criados en el planeta, con una reducción de 2/3 de los animales criados), recuperaremos con la tierra actual disponible alimentos para al menos 14 mil millones de personas en total.

Datos de la FAO muestran que, en todos los sistemas agrícolas del mundo, con el aumento de la superficie de las empresas disminuye en gran medida la productividad de una hectárea de tierra debido a que la industrialización no vuelve posible el intercalado de cultivos ni la rotación de cultivos: muchos sistemas de cultivo mixto en la misma parcela y la jardinería sinérgica (por ejemplo: de maíz con frijol, calabaza y calabacín) permite la producción del doble y triple por hectárea que las industriales, preservando el medio ambiente, la salud y la fertilidad de la tierra. Y produce puestos de trabajo decente en la agricultura en los estilos modernos y tradicionales.

 

Cuba, muriendo de hambre en 1989, después del embargo y el abandono de los soviéticos, se arremangó la camisa y en diez años de período “especial” reconstruyo un tejido rural, recuperando la autosuficiencia alimentaria y la salud (medicina natural), sistemas de producción orgánica muy avanzado. Por necesidad, virtud…

 

Biológica, aunque en sistemas industriales, produciría el 30% menos, permitiría igual de saciar el hambre a 10 mil millones de seres humanos.

La Madre Tierra tiene recursos abundantes para todos sus hijos, pero no suficiente para la avaricia de los pocos que no la respetan, en el nombre del dios del dinero y del poder más estúpido que se pueda imaginar: ¡el de hacer daño a los demás!

 

Si cambiamos, si cambiamos nuestra elección de alimentos, aprendiendo a comer alimentos saludables, biológicos, producidos utilizando las prácticas agrícolas sostenibles y respetuosas del medio ambiente, a continuación, incluso la terrible situación de desastre ambiental en el que nos encontramos puede cambiar.

Para explorar el tema y comprender por qué la agricultura ecológica-biológica podría cambiar el rumbo del planeta se puede descargar el siguiente libro e-book haciendo clic en el enlace correspondiente:

“DOSSIER OGM: Peligros y daños causados a la salud por semillas y alimentos transgénicos” (eBook Gratis)

“¿Sabes lo que causan a la salud los PESTICIDAS, HERBICIDAS y FERTILIZANTES QUÍMICOS?” (eBook Gratis)

 

www.laviadiuscita.net

www.elcaminodesalida.com

Related Posts

Be the first to comment on "La alimentación biológica-vegetariana puede cambiar el destino del Planeta"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*